Distribuir contido

decadencia

Distribuir

Distribuir contido

Boa parte do traballo do IGADI plásmase en numerosos artigos e colaboracións en prensa e revistas especializadas.

Para unha mellor clasificación e localización dos actuais 1904 artigos que integran a sección de Análise e Opinión, temos dividido estes nos seguintes apartados temático/xeográficos:

10/06/2014
10/06/2014
OPCh

Los siglos XIX y XX resultaron terribles para China. Las llamadas guerras del opio con Inglaterra (1840-1842 y 1856-1858), no sólo le representaron humillantes derrotas militares sino la pérdida de Hong Kong, la imposición del consumo del opio con su consiguiente carga de degradación humana y social y el otorgamiento de concesiones múltiples. Ello vino sucedido en 1860 por la ocupación anglo-francesa de Pekín. Los tratados de 1858 y 1860 con Rusia le implicaron la pérdida de 2,6 millones de kilómetros cuadrados de territorio al Este del río Ussuri. En 1898, por lo demás, Rusia anexó sus estratégicos puertos de Dalian y Lüshum. La derrota de 1894 frente a Japón le significó la pérdida de Taiwan así como la de su soberanía formal sobre Corea. De igual manera, el tratado de 1885 con Francia le obligó a ceder a este país su soberanía formal sobre Vietnam y el de 1894 con Gran Bretaña le hizo perder la de Burma. En 1897 Alemania ocupó la Bahía de Jiaozhou. En 1900 vino la ocupación de Pekín por una coalición internacional. Todo lo anterior presagiaba tan sólo su peor pesadilla: la ocupación japonesa y los veinte millones de muertos que ésta trajo consigo, entre 1937 y 1945.

03/06/2014
03/06/2014
IGADI

Sin necesidad de algún pacto protocolar que oficialice la formación de un eje, Pekín y Moscú están en la práctica configurando uno. Desde el acuerdo gasífero por 400 millardos de dólares, hasta los ejercicios navales conjuntos frente a las costas chinas, pasando por la propuesta china de dar forma a una organización regional de seguridad que los integre, son diversos los pasos dados en estas últimas semanas en esa dirección. En definitiva, el denominador común de un impulso hegemónico que los constriñe y  amenaza y de un status quo que se resiste a reconocerles su estatura internacional, son razones suficientes para empujarlos a ello. Esto trasciende a los acontecimientos recientes, a la expansión de la OTAN y a las alianzas militares estadounidenses en el Este de Asia, para abarcar también consideraciones económicas. Durante dieciocho años, y hasta su adhesión en 2012, Rusia luchó por ser admitida a la Organización Mundial de Comercio, la más larga de las negociaciones emprendidas por dicha organización. La razón de esta demora fueron las objeciones interpuestas por Washington en virtud de la Enmienda Jackson-Vanik contra Rusia, una reliquia de la Guerra Fría apenas repelida en 2012. De la misma manera mientras China representa hoy el 13,6% de la economía global, su poder de voto en el Fondo Monetario Internacional es apenas de 3,8%. Ni siquiera su oferta de ayudar con 100 millardos de dólares a los países en crisis de la Eurozona en 2011 fue suficiente para que las naciones europeas estuviesen dispuestas a apoyar un incremento en el poder de voto chino en el FMI.

30/10/2013
30/10/2013
IGADI

Una numerosa literatura política y económica reciente habla del declive estadounidense. Gran parte de ella proviene del propio establishment académico e intelectual de ese país. Autores como Fareed Zakaria, Arianna Huffington, Ian Bremmer, Thomas Friedmman, Michael Mandelbaum, Tyler Owen, David Autor, Niall Ferguson, Edward Luce o Zbigniew Brzezinski se enmarcan allí.

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais