Toro Hardy

Distribuir

Distribuir contido
Vinculación

Toro Hardy, Alfredo

Nome: 
Alfredo
Foto: 

Diplomático retirado, autor e académico venezolano.

Autor de dezaseis libros en relacións internacionais.


287 artigos publicados
28/08/2017
Desde hace varias décadas las ideas conservadoras ejercen una gigantesca influencia sobre la vida política de Estados Unidos. Empujando en esa dirección, desde ángulos diversos, encontramos a una poderosa coalición integrada por centros de análisis e investigación (think tanks), por medios de comunicación social tanto tradicionales como evangélicos, por reputados columnistas de prensa, por comentaristas radiales y televisivos, por pastores evangélicos y por fundaciones y asociaciones.
21/08/2017
Las sociedades patriarcales constituyeron las primeras expresiones de vida política organizada. Según Fernando Sabater: “Las leyes o normas que regían los diversos aspectos de la existencia colectiva se apoyaban en la tradición, la leyenda, el mito… El mayor argumento para respetar una norma era `siempre se ha hecho así´. Y para explicar por qué siempre se había hecho así se recurría a la leyenda de algún antepasado fundador del grupo, o a las órdenes de algún dios… La norma en cuestión había nacido como intento de resolver algún problema concreto del grupo y luego, para que nadie la discutiera, se aseguraba que provenía de la más nebulosa antigüedad… La lógica primitiva creía que los padres de los padres de los padres debieron de ser más fuertes y sabios. Lo que ellos habían considerado como bueno, quizá porque se lo había revelado alguna divinidad, no podían discutirlo los individuos presentes mucho más frágiles y lamentablemente humanos” (Política para Amador, Barcelona, 2008). La esencia de las sociedades patriarcales era, necesariamente, el entrecruce de la política y la religión, en la medida en que sus normas venían determinadas por lo que el tiempo y el origen mítico habían sacramentalizado.
14/08/2017
Desde finales del siglo XIX Corea fue ocupada por Japón, permaneciendo como colonia de aquel hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento Estados Unidos y la Unión Soviética dividieron en dos al país, adscribiendo las mitades a sus respectivas esferas de influencia. Las conversaciones para la reunificación de ambas partes fracasaron y para 1948  dos regímenes ideológicamente contrapuestos se habían ya consolidado. La torpe exclusión pública de Corea del Sur como zona de interés estratégico de Estados Unidos, por parte del Secretario de Estado de ese país Dean Acheson, proyectó la impresión de que Washington no estaría dispuesta a defenderla en caso de invasión. Ello desencadenó la ofensiva del Norte y puso en marcha una sangrienta guerra que habría de prolongarse por tres años con participación activa de Estados Unidos.
07/08/2017
En el marco de las relaciones internacionales prevalece la distinción convencional entre estados grandes y pequeños. Los grandes son, por definición, aquellos con mayor masa crítica: extensión territorial, población, recursos, etc. Los pequeños encuentran su más lograda expresión en la Ciudad-Estado. Generalmente se asume que entre unos y otros se da una relación activo-pasiva. Los grandes buscan alterar o preservar el status quo en su propio beneficio, mientras los pequeños deben soportar las acciones de aquellos. El Diálogo Meliano de Tucídides, en tiempos clásicos, contemplaba esta dualidad en los siguientes términos: “Mientras el poderoso hace lo que quiere, el débil se ve obligado a soportar lo que debe”.
26/07/2017
Periódicamente la humanidad atraviesa por períodos de inmensa significación histórica, en donde los valores, creencias y certidumbres predominantes son sacudidos hasta sus cimientos y sustituidos por otros. Occidente ha vivido tres de tales fenómenos en los últimos seis siglos: el Renacimiento, producido en los siglos XV y XVI, la Ilustración del siglo XVIII y el Modernismo que comenzó a finales del siglo XIX y alcanzó su máxima expresión en el XX.
17/07/2017
El siglo XX presenció dos grandes revoluciones productivas. La primera se inicia en 1913 cuando los principios de estandarización del trabajo, planteados por Frederick W. Taylor en su obra “Principios de la Administración Científica”, fueron aplicados por Henry Ford en la fabricación de sus vehículos. Ello dio lugar a la llamada línea de ensamblaje, en la cual cada obrero estaba llamado a cumplir una función repetitiva y puntual dentro de una inmensa línea mecanizada.
10/07/2017
Durante la mayor parte de sus historias independientes, las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica parecieron haber estado guiadas por un famoso párrafo del Diálogo Meliano de Tucídides: “Los poderosos hacen lo que desean y los débiles soportan lo que les toca”. Acercándonos a la segunda década del nuevo milenio, sin embargo, las cosas han cambiado. Mientras los caminos de Estados Unidos y América Latina parecieran estarse bifurcando, la influencia de Washington sobre la región disminuye un poco más con cada año que pasa.
03/07/2017
En manufacturas, los latinoamericanos carecen de capacidad de competir en alta tecnología (excepción hecha de algunos pocos nichos) y están hallando cada vez más difícil competir en mano de obra intensiva. En recursos naturales, la región sufre las consecuencias de un período de vacas flacas así como de la volatilidad inherente a ese sector. No en balde el área de los servicios se visualizaba en nuestra región como la nueva esperanza exportadora.
26/06/2017
En 1991 el futurólogo Alvin Toffler escribió acerca de un mundo en proceso de bifurcación entre naciones veloces y lentas. Ello implicaba un desacoplamiento entre países con sistemas tecnológicos avanzados y economías desarrolladas y países en vías de desarrollo con baja o mínima capacidad de generación tecnológica. Mientras los primeros se moverían cada vez más rápidamente,  los segundos irían evidenciando un rezago creciente (El Cambio de Poder, Barcelona).
19/06/2017
Luego de obtenida la independencia, tres interpretaciones fundamentales con respecto al pasado colonial emergieron en Hispanoamérica. La primera de éstas vendría dada por los Conservadores. En esencia, estos aspiraban a que las estructuras sociales permanecieran como antes de la independencia, sólo que sin los españoles. La segunda interpretación vendría dada por los Liberales y, como extensión de éstos, por los Positivistas que los sucedieron en el tiempo. Para ambos era necesario borrar el pasado colonial y toda traza de la herencia española. La tercera, emanada de un grupo de pensadores venezolanos con Bolívar a la cabeza, creía que había que moldear el futuro a partir de la realidad social y de la arcilla humana heredadas.
Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais