Distribuir

Distribuir contido
OPCh 6 de Outubro de 2013 VV.AA.

Las reformas financieras en China

Especial OPCh: Gustavo A. Girado (Argentina) y Julio A. Díaz Vázquez (Cuba)

Una de las claves principales del nuevo impulso reformista del gobierno chino se está centrando en el orden financiero. Medidas como una más activa internacionalización del yuan o la autorización a seis fondos de alto riesgo extranjeros para operar en yuanes o, anteriormente, la liberalización de las tasas de interés para los préstamos, los experimentos de liberalización del tipo de cambio del yuan, la creación de una nueva zona económica especial en Shanghái, etc., concretarían dicha tendencia.

PREGUNTAS:

  1. ¿Cómo valora estas medidas?
  2. ¿Pueden ser indicativas de un cambio de tendencia en la reforma china asociada a la desministerialización de algunos sectores como los ferrocarriles o la mayor presencia del sector privado en los servicios públicos?
  3. ¿Qué retos y desafíos más importantes advierte en el orden financiero chino?

Hemos solicitado el parecer de Gustavo A. Girado, Director de Asia & Argentina y profesor en las universidades de Buenos Aires y La Matanza, en Argentina; y de Julio A. Díaz Vázquez, Profesor Consultante del Centro de Investigaciones de Economía Internacional, Universidad de La Habana, Cuba.

RESPUESTAS DE JULIO A. DIAZ VAZQUEZ, Profesor Consultante del Centro de Investigaciones de Economía Internacional, Universidad de La Habana, Cuba.

 

  1. ¿Cómo valora estas medidas?

Al menos, dos son las premisas imprescindibles para situar en su contexto los movimientos que, reflejados en el orden financiero, se producen en China. Uno, está asociado a la proyección de mediano y largo plazo de hacer convertible el renmimbi (yuan);  y es con este telón de fondo que puede hallarse la luz para interpretar los últimos movimientos que se operan en los diversos frentes económico-financieros del país. En un plano más lejano, todas esas tendencias apuntan a la paridad yuan-dólar como unidad de cuenta internacional. Es bueno subrayar que, primero, el yuan ha de consolidarse como divisa en la región asiática.    

 

Así, es posible entonces, entre otras medidas, explicarse como ha venido introduciéndose el yuan en las operaciones de importación-exportación, en la creación de fondos de inversión, la liberalización de las tasas de interés para préstamos, la autorización a empresas nacionales para realizar operaciones de compra-venta en yuanes, o la última autorización a fondos de alto riesgo extranjeros para realizar operaciones en yuanes. Por otra parte, la inauguración de la nueva zona económica en Shanghái viene a confirmar la intención en hacer de esta plaza centro financiero internacional en Asia, con el fin último de  proyectarla al orden planetario.       

 

  1. ¿Pueden ser indicativas de un cambio de tendencia en la reforma china asociada a la desministerialización de algunos sectores como los ferrocarriles o la mayor presencia del sector privado en los servicios públicos?

       

Con la ascensión de una nueva cúpula del Partido Comunista de China (PCCh), asociada a los llamados “príncipes” se abre una etapa de cambios en los estilos políticos de ejercer el poder en el país. Ante todo, ya no hay líderes históricos que marquen pautas. Ahora, será el consenso, la dirección colectiva, así como los equilibrios entre los centros regionales que la propia Reforma y Apertura iniciada por Deng Xiaoping en 1978 han proyectado al liderazgo nacional. En este plano, es que pueden explicarse las transformaciones a las que se aboca China, en dos niveles: En la economía, con la reestructuración económica que haga depender el crecimiento del consumo interno, observando dos premisas: Respeto al medio ambiente  y mejor distribución de la riqueza creada.        

 

Por otro lado, las transformaciones en cartera, sin duda alguna, darán mayores espacios al mercado. En unos casos, haciendo que el sector público tenga que competir con un menor padrinazgo para la empresa estatal. De otro, entre otras medidas, dándole entrada en áreas hasta ahora vedada, al sector privado, o creando mejores condiciones, como puede ser acceder a los créditos bancarios. Es significativo que el Banco Mundial (BM) ha tenido una mayor presencia en los diagnósticos previos que se realizan por la dirección económica del país sobre las transformaciones a introducirse en el corto plazo.

  1. ¿Qué retos y desafíos más importantes advierte en el orden financiero chino?

 

En lo relativo a las finanzas, para algunos observadores del acontecer económico-social en China, resulta apremiante la toma de decisiones que ponga freno, a lo que según sus análisis  constituye una “bomba de tiempo para las finanzas en el país.” Aquí sitúan, en primer lugar, el crecimiento de las deudas públicas centrales y de los gobiernos locales. El Fondo Monetario Internacional (FMI) llega a calcularlas en un 45% de Producto Interior Bruto (PIB). No puede ignorarse que sobre China pesa una opinión pública que auguran de manera continua catástrofe tras descalabros que nunca se cumplen. Sin embargo, si es real que el país tiene que atender otras aristas más abarcadoras del quehacer de la economía.

 

Aquí situaríamos, de importancia primordial, el mantener tasas de crecimiento económico no inferiores a los 7,5-8%, anuales. Esto, para contrarrestar posibles desequilibrios sociales, sobre todo de aquellos que garantizan  niveles de empleo que no bajen de los 10-11 millones al año. Tampoco, pueden  desconocerse los problemas sociales que genera la avalancha de inmigrantes del campo hacia la ciudad (más de 250 millones) que reclaman acceso a servicios sociales como educación y salud, iguales a los puestos a disposición de los residentes citadinos. Atender a los desequilibrios originados con el “hukou” o permiso de residencia, y la política del hijo único. Sin olvidar que, en el decenio 2011-2021 el país tendrá que enfrentar una mayor democratización y apuntalar las bases para la introducción de una sociedad de derecho.          

RESPUESTAS DE GUSTAVO A. GIRADO, Director de Asia & Argentina y profesor en las universidades de Buenos Aires y La Matanza, en Argentina.

1. ¿Cómo valora estas medidas?

Casi naturalmente. No me sorprenden. Mejor dicho, no me sorprenden mucho.

  1. ¿Pueden ser indicativas de un cambio de tendencia en la reforma china asociada a la desministerialización de algunos sectores como los ferrocarriles o la mayor presencia del sector privado en los servicios públicos?

Me parece que, por el contrario, van en el sentido de las reformas que se llevan a cabo en esos otros estamentos institucionales. Las reformas encaradas hace años, como se sabe, tienen diferente velocidad en virtud de considerar varias circunstancias simultáneamente. Algunas de ellas requieren evaluar el contexto internacional con mayor detenimiento, otras la inflación doméstica, otras la situación financiera global, por ejemplo. En ese sentido, sabemos que el sector bancario y financiero era uno de lo que más iba a tardar en “occidentalizarse” en virtud de la/s reserva/s que hizo el gobierno chino al momento de firmar sus compromisos de accesión a la OMC. Tardaría en abrir el sector. Pues bien, compromisos financieros mediante, entiendo que más rápido que tarde la RPC va cumpliendo con los compromisos asumidos al formar parte del “Club Global” (vulgo OMC). Varios de los cambios en diferentes sectores ya requieren de un sistema financiero más internacionalizado.

  1. ¿Qué retos y desafíos más importantes advierte en el orden financiero chino?

En sí mismo es un tema difícil para ellos, así que imagino que para los modestos analistas como quien escribe tiene todavía varios puntos oscuros. Para verlo me “pararía” en este lugar: algo que diferenció siempre al sistema bancario/financiero chino al del resto de Occidente, es que los parámetros mercantiles no existen. O sea, cuando una empresa iba/va por un crédito, no se requiere evaluarla como en Occidente para ver si es pasible del otorgamiento del dinero que fue a solicitar, pues las decisiones bajo el PCCh son políticas (sean a nivel nacional, provincial o municipal), y por lo tanto una evaluación crediticia “normal” para nosotros, no tiene lugar. De allí tanto “non performing”, se entiende. Ahora bien … ¿qué tipo de recurso humano fue generando ese tipo de prácticas? Ahí hay un cuello de botella. Hasta ahora el Politburó ha demostrado gran imaginación para tratar los non performing, el enorme volumen de reservas, la apreciación del yuan,… y hasta la apertura del sector parecen manejarla inteligentemente, marcando ellos los tiempos. Debe haber, seguramente, decenas de “desafíos” a enfrentar, pero estiro el cuello y miro alrededor, en Occidente, y sinceramente, me temo que la pelota está en nuestro campo.

Las

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais