Distribuir

Distribuir contido
Apartados temático/xeográficos
Idioma
OPCh 7 de Marzo de 2013 Ríos

China sueña, pero no se duerme

A juzgar por el tono exhibido en el discurso del primer ministro Wen Jiabao en la sesión de apertura de la Asamblea Popular Nacional (APN), mientras el mundo desarrollado insiste en contraerse adoptando políticas de austeridad que no hacen sino agravar la crisis, China apuesta con decisión por la senda contraria. Así, el gobierno no duda siquiera en aumentar el déficit fiscal en 400.000 millones de yuanes, elevándolo a un total de 1,2 billones, con el objeto de encarar los desafíos estructurales que acechan su desarrollo, incluyendo el aumento del gasto social.

Wen Jiabao hizo balance del último lustro en su alocución, cinco años marcados por la necesidad de responder a la crisis financiera internacional, manteniendo el objetivo del crecimiento. El amplio retrato de las dificultades y carencias ilustra la magnitud de los desafíos que encaran los nuevos dirigentes chinos en una etapa que se aventura como crucial para garantizar la estabilidad.

Los objetivos económicos para el siguiente ejercicio se resumen en tres cifras principales: 7,5% (crecimiento), 3,5% (inflación), 4,6% (desempleo). Una cuarta, la decisión de aumentar el gasto de defensa en un 10,7%, con una caída de la tasa de crecimiento anual durante dos años consecutivos (el aumento fue del 12,7% en 2011 y del 11,2% en 2012), es una buena noticia a la vista de las numerosas tensiones regionales  que sitúan a China en el epicentro de las disputas. Para enfriar los ánimos y abrir paso a la confianza, el anuncio debiera verse reforzado con la adopción de medidas complementarias que mejoren la transparencia.

Con el adiós de Hu Jintao y Wen Jiabao, las dos figuras principales que han marcado la última década, el nuevo tiempo viene definido, sobre todo, por tres elementos. En primer lugar, la equiparación de justicia y eficiencia tras décadas de menosprecio de la primera. En segundo lugar, una mayor energía a la hora de implementar los cambios, ahondando en la línea de reforma y apertura. En tercer lugar, a la vista de la crisis de los países desarrollados, la actual fase adquiere una gran importancia estratégica para consumar el objetivo de la modernización.

Hace poco más de un siglo, imaginarse el actual estado de China habría supuesto una gran utopía, prácticamente irrealizable. A día de hoy, con sus luces y sus sombras, la utopía se acerca cada vez más a la realidad y China parece recuperar la senda de un desarrollo que le catapulta de nuevo a las posiciones centrales del sistema internacional.

Viéndoles dormir con naturalidad en cualquier esquina por más inverosímil que fuera, siempre he pensado que si algo no podía vencer un chino es el sueño. Ahora resulta que es el sueño lo que les despierta.

Tempo exterior: Revista de análise e estudos internacionais