China e o mundo chinésVolver a TitularesVolver a China e o mundo chinés
Bo Xilai: el líder de Chongqing en ascenso
Miguel Ángel Hidalgo Martínez (OPCh, 28/01/2011)

Versión para imprimir

 

Contexto

La primera gran generación de líderes de la República Popular de China fue encabezada por la incuestionable trascendencia de Mao Zedong. En los primeros años de los tiempos maoístas brillaron Zhou Enlai, Zhu De y Liu Shaoqi. La Revolución Cultural desplazó a varios antiguos líderes y colocó como protagonistas al “Grupo de los cuatro” y a Lin Piao.

La segunda generación de líderes chinos llegó con Deng Xiaoping y su pragmatismo orientado a la reforma económica. Deng encabezó a otros siete líderes para constituir el grupo de “Los Ocho Inmortales”, alegoría taoísta que hace referencia a “ocho sabios inmortales” y que fue acuñada en la década de los 90s para denominar el decisivo protagonismo que tuvieron durante los años de la post-reforma. Los ocho inmortales fueron Deng Xiaoping, Chen Yun, Peng Zhen, Yang Shangkun, Bo Yibo, Li Xiannian, Wang Zhen y Song Renqiong.

Jiang Zeming inició a principios de la década de los 90s la tercera gran generación de líderes chinos. Como protegido de Deng Xiaoping, Jiang ocupó la secretaría general del Partido Comunista y extendió la mano a la gente allegada a su liderazgo desde que fungió como alcalde de Shanghai en 1985. La cuarta generación inició en 2003, cuando Hu Jintao sustituyó a Jiang como máximo líder, a pesar de que éste último conservó la jefatura de la Comisión Militar Central hasta 2004. Hu Jintao combinó dos principales grupos durante su administración: el “Grupo de Tsinghua”, ingenieros graduados de esta universidad en Beijing, y el “Grupo de la Liga de la Juventud del Partido Comunista”, en donde Hu inició su carrera política.

El siguiente año consolidará a la quinta generación de líderes en China. Xi Jinping ocupa una posición en el Comité Permanente del Politburó en el Partido Comunista, además de ser el Presidente de la Escuela de Cuadros del Partido. De acuerdo a lo que ha sucedido anteriormente en los tiempos de sucesión de liderazgos en China, esto indicaría que Xi está por encumbrarse como el siguiente máximo dirigente y abanderado de la quinta generación en el liderazgo chino.1

Le seguirían Li Keqiang, actual Vice-Premier que ocuparía la actual posición de Wen Jiabao y otro grupo de importantes dirigentes que durante este año. En esta coyuntura toma importancia un nuevo grupo denominado “Los príncipes herederos”, que son los vástagos de los “Ocho inmortales” de la época de Deng Xiaoping. Xi Jinping es precisamente uno de ellos. Este grupo de herederos puede extenderse hasta incluir 19 personas, sin embargo solamente algunos están atrayendo exitosamente los reflectores políticos y mediáticos para continuar con éxito sus carreras políticas. A pesar de que los hijos de Liu Shaoqi, Deng Xiaoping, Hu Jintao o Li Peng estén activamente en el ambiente político o encabezando importantes empresas paraestatales, sus nombres no han reclamado tanta atención como Bi Xilai, el hijo de Bo Yibo, uno de los “Ocho Inmortales”.

Particularmente el 2011 será un año de intensa movilización interna en las filas de la dirigencia del Partido Comunista. Diversos grupos políticos al interior tratarán de posicionarse lo mejor posible durante la dirigencia de la quinta generación de líderes. Bo Xilai representa sin duda alguna un liderazgo en ascenso que, actualmente desde Chongqing, tratará de encumbrarse para ocupar un asiento en el Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, el órgano de facto más importante en la toma de decisiones en China.

Consolidando su carrera política.

A diferencia de otras importantes figuras de la cuarta y la potencial quinta generación de líderes en China, Bo Xilai no es un ingeniero rojo. Él cursó primeramente una licenciatura en historia mundial en la Universidad de Beijing, para luego seguir con un postgrado en periodismo internacional en la Escuela de Graduados de la Academia China de Ciencias Sociales. Comenzó su carrera en el Partido Comunista en la provincia de Liaoning, para luego moverse a las filas del gobierno nacional y después asumir la jefatura del Partido en Chongqing. A continuación se presentan los momentos que han definido la carrera política del carismático Bo Xilai.2

1984 – 1988.   Estos primeros años de su trayectoria política le dieron la oportunidad de colocarse como protagonista en el ámbito local de la provincia de Liaoning y especialmente en la ciudad de Dalian. Primeramente sirvió como Secretario del Comité del Partido Comunista en el condado de Jinxian, pero de 1985 a 1988 fue Secretario del Partido en el Área Económica y Tecnológica de Dalian.

1988 – 1999.   Bo Xilai alcanzó un lugar en el Comité Permanente del Partido Comunista en Dalian. En 1989 fue nombrado Vice alcalde de la ciudad de Dalian.  Para 1992 ya era el Vicesecretario del Comité del Partido Comunista en Dalian y fue nombrado inmediatamente el alcalde de esa misma ciudad, puesto que ocupó hasta 1999.

Durante estos años el producto interno bruto de Dalian se incrementó considerablemente. La inversión extranjera directa todavía no llegaba en cantidades masivas, aunque hubo ciertamente capitales que llegaron a invertir a la ciudad. La construcción de infraestructura pública, desde parques hasta autopistas y líneas férreas, sirvió de precedente para que la ciudad fuera posicionándose como uno de los puertos más importantes en el noreste de China. Su vocación al exterior estaba principalmente orientada a atraer capitales coreanos y japoneses, que sin duda alguna han estado llegando masivamente durante la última década a la ciudad. Dalian también cambió su diseño urbano, sus barrios adquirieron un estilo de construcción más occidentalizado, tal como sucede con la zona centro, el autodenominado barrio japonés cuyas casas sugieren más un paraje suizo o los nuevos fraccionamientos que se iniciaron a construir en el camino al distrito de Lvshun.

Fuente: Base de datos SENS. Escuela de Políticas Públicas y Administración. Universidad Tsinghua, Beijing.

 

2000 – 2004    Bo Xilai funge como Vice Secretario del Comité del Partido Comunista en Liaoning y es electo como gobernador de dicha provincia.

2004 – 2007    Bo Xilai es nombrado Ministro de Comercio de la República Popular de China. Ocupando esta importante posición, atiende a varias reuniones convocadas por la ASEAN (mas China, Corea del Sur y Japón) para mantener la competitiva posición internacional que tienen las exportaciones chinas. Además también se ocupa de buscar más espacios en las economías desarrolladas para las inversiones provenientes de países emergentes y así tratar de destrabar las negociaciones de la Ronda de Doha.3A pesar de sus esfuerzos es claro que la Organización Mundial del Comercio aún necesita un largo tramo para alcanzar a concretar patrones homogéneos de intercambio comercial en el sistema internacional.

Desde el 2007 pasa a formar parte del 17vo Comité Central del Politburó del Partido Comunista Chino, quedando únicamente a un peldaño de alcanzar un lugar en el máximo organismo en términos de toma de decisiones en China, el Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista Chino, posición que sin duda alguna estaría pretendiendo durante la próxima gran asamblea nacional popular.

2007 – a la fecha.       Su llegada a la municipalidad de Chongqing para asumir la Secretaría General del Comité del Partido Comunista ha representado durante estos cuatro años cambios sin precedentes a nivel local. Chongqing se está proyectando como el nuevo centro de producción en el interior de China, el primer lugar en integrar comunidades rurales y urbanas y como el centro de comercio interno y externo en el Río Yang Tze. Bo Xilai ha emprendido mediáticas y no menos efectivas campañas anti corrupción para mejorar la imagen de la ciudad y traer mayores beneficios a la población. Esto habrá de detallarse en el siguiente apartado de este texto. 

Haciendo legado en Chongqing.

“Los intereses sociales deben venir primero”
Bo Xilai, 2010

Masivas cantidad de inversión pública y privada, innovadoras políticas públicas y reformas institucionales han transformado la vida diaria en Chongqing, la municipalidad más grande de China y el próximo centro económico del occidente del país. Para el ciudadano promedio, los espacios públicos parecen mejorar considerablemente a través de políticas orientadas a la protección del medio ambiente y a fomentar el consumo cultural, al mismo tiempo hay crecientes oportunidades para generar ingreso con la oportuna llegada de inversiones extranjeras, que encuentran acomodo perfecto por el clima orientado a los negocios que el gobierno municipal ha mantenido durante los últimos años. Sin embargo, los medios masivos de comunicación y los comentarios del ciudadano de a pie no remarcan necesariamente este conjunto de transformaciones por las que ha atravesado Chongqing. Hay otro tema en la agenda pública que reclama un protagonismo innegable: el liderazgo de Bo Xilai, Secretario del Comité del Partido Comunista en Chongqing.

Bo Xilai llegó a Chongqing en el 2007 para encabezar el Comité Municipal del Partido Comunista. Sus antecedentes en el Ministerio de Comercio, en la ciudad de Dalian y en el gobierno provincial de Liaoning lo catapultaron al liderazgo de la complicada pero trascendental transformación de Chongqing. Su nueva asignación coincidió con una visita estratégica que realizó Hu Jintao en la cual dejó en claro que Chongqing debería seguir tres orientaciones básicas durante los siguientes años: convertirse en el polo económico del interior de China, ser el punto de producción más importante a lo largo del Río YangTze y consolidarse como el primer lugar en lograr la correcta integración entre las zonas rurales y urbanas.4

Después de tomar el cargo como el máximo dirigente del Partido Comunista en Chongqing, era solamente cuestión de tiempo para que su carismático liderazgo emprendiera acciones decisivas y no menos mediáticas en la ciudad. Solamente un liderazgo innovador, políticamente posicionado, con un legado histórico y un carisma definido podría hacer frente a los corrosivos males que habían afectado a Chongqing durante los últimos años, tales como la corrupción, el deterioro medioambiental y las terribles disparidades sociales.

El tipo de liderazgo de Bo Xilai es constantemente referido como populista en los medios masivos de comunicación especialmente fuera de China. A comparación del resto de los líderes a nivel nacional, Bo Xilai busca siempre el apoyo directo de las masas, en lugar de cualquier otro sector social. “Cuando apela por el apoyo popular en primer términos, incluso encima de cualquier otra importante figura de la élite política, el carismático líder de Chongqing está iniciando la trayectoria en un nuevo territorio que bien podría llamarse el populismo con características chinas”. 5

A Bo Xilai le gusta retratarse a sí mismo como protector, socio, aliado incondicional y mesías del ciudadano común. Desde su particular perspectiva, el factor más importante en el desarrollo económico, proyección internacional y eficiencia burocrática en un determinado lugar, Chongqing en este caso, es el bienestar de la gente común. Cuando el ciudadano normal está sano, seguro y disfrutando oportunidades de trabajo, entonces es tiempo de plantear otros ambiciosos proyectos de producción. En suma, “Bo Xilai siempre se presenta a sí mismo como el campeón de la gente ordinaria y un maoísta muy moderno”.6

Su perspectiva populista ha creado una nueva manera de definir el desarrollo económico en China. El corolario de esto yace en una amplia gama de estrategias para el desarrollo de Chongqing que priorizan al individuo y a la sociedad, a diferencia de las estrategias de crecimiento económico cuantitativo que florecieron en las provincias de la costa este desde los primeros años de la post-reforma económica. “Los Cinco Chongqing” es una de las estrategias más importantes que demuestran esta nueva concepción de desarrollo local que Bo Xilai está proponiendo. “Bo se presenta a sí mismo como un moderno y humilde líder que siempre está orientando sus decisiones a las causas populares. Él ha articulado cinco amplios rubros de políticas públicas para transformar Chongqing, priorizando no solamente el crecimiento del producto interno bruto local sino el estándar de vida de la población: Chongqing seguro, Chongqing habitable, Chongqing accesible, Chongqing saludable y Chongqing verde; este último punto enfoca el desarrollo sostenible de la ciudad”. 7

Casas accesibles para el poder adquisitivo de la clase baja, extensa oferta de empleo, protección medioambiental, infraestructura moderna y accesible, programas de salud pública, competencias deportivas masivas y fuertes medidas de seguridad para prevenir crímenes y desarticular células del crimen organizado; estas medidas forman parte de “Los cinco Chongqing”, retratando una nueva manera de concebir el desarrollo local en China, especialmente en las ciudades. Se está transitando de las políticas orientadas al crecimiento macroeconómico a las políticas sociales de bienestar e inclusión social. Existe una preocupante pobreza urbana en las ciudades costeras que siguen sin presentar una estrategia inclusiva e integral para tratar de resolver las disparidades sociales y regionales que iniciaron como consecuencia directa de la irrupción de capitales foráneos en China. Chongqing está tratando de encontrar una respuesta para esta urgente tarea pendiente.

Bo Xilai también está redefiniendo la imagen de Chongqing desde un punto de vista maoísta. Chongqing es una importante “cuna roja” de legado comunista, no obstante un acelerado proceso de urbanización, disparidades sociales evidentes y flujos de capitales foráneos han estado añadiendo elementos exógenos a estos antecedentes históricos, lo que sin duda enriquece pero al mismo tiempo obliga a un replanteamiento de la identidad local de Chongqing.

Durante el proceso de urbanización, los sujetos y la sociedad pasan por etapas de redefinición de su identidad. Esta transitoria carencia de sentido o vacío es frecuentemente el centro de políticas públicas a nivel local para construir una imagen de ciudad, que será repetida sistemáticamente en los medios de comunicación masiva o la propaganda del gobierno local.8

 Desde este punto de vista, Bo Xilai está tratando de rescatar y reivindicar la ideología maoísta en Chongqing a través de discursos con referencias históricas concretas que buscan enaltecer el legado de la ciudad durante los tiempos más álgidos de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas. Bo Xilai consecuentemente pretende dar a conocer a Chongqing no solamente como el centro de producción del occidente chino, sino también como un lugar de símbolos sociales y pasajes directamente ligados a la lucha del Partido Comunista por transformar a China.9De manera que el discurso rojo y  populista post-reforma de Bo Xilai combina los viejos tiempos de la nostalgia maoísta con un nuevo sentido de justicia social y aniquilamiento de las contradicciones estructurales que los años post-Deng han traído para China a través del acelerado crecimiento económico.

La estación de televisión de Chongqing presenta diario viejas películas filmadas durante los años posteriores al triunfo comunista de 1949 en donde se relatan épicas batallas o la vida de mártires revolucionarios, terminando esto frecuentemente hay competencias entre grupos de ópera o de canto de las diferentes instituciones educativas de la ciudad, en estas actividades se incluyen recreaciones de pasajes de la guerra civil contra los nacionalistas y canciones rojas. Chongqing Mobile y otras compañías de telefonía celular en la ciudad envían frecuentemente mensajes rojos a sus usuarios con citas del libro rojo de Mao, usado durante la Revolución Cultural. El remitente de estos mensajes es Bo Xilai. Resulta irónico que el principal líder de Chongqing exalte los enardecidos temas del período más radical del maoísmo cuando precisamente durante esos años su padre sufrió terribles consecuencias por haber sido etiquetado como un revisionista de peligrosas intenciones.

Para el Secretario General del Partido Comunista en Chongqing, el milagro de la reforma económica tiene también el rostro de la corrupción y la inequidad social, consecuentemente no solo se debe plantear una redefinición de crecimiento económico centrada en la sociedad, sino que también es necesario un fuerte sentido de identidad colectiva que pueda servir de molde para una nueva etapa de desarrollo, tal como sucede en Chongqing. “Además de fomentar las óperas revolucionarias y erigir estatuas de Mao, Bo y sus asesores han implementado políticas públicas dirigidas a incluir a los sectores sociales menos favorecidos, esto se ha hecho construyendo viviendas accesibles y ofreciendo servicios médicos y pensiones. ‘Cantar y alabar el brillo de lo rojo significa apoyar lo que es rojo’, dijo Bo recientemente, continuó remarcando que ‘una ciudad debe hacer un buen trabajo para proteger su legado espiritual e histórico’. Además Bo remarcó que los cuadros del Partido están obsesionados con los índices de crecimiento del PIB, pero no tienen valores espirituales, esto ocasiona que China vaya cuesta abajo en un sendero de degradación moral y corrupción”.10

Cuando hay algún problema de escalas considerables en Chongqing, Bo Xilai tiene un particular método de resolverlo. Él no envía a la policía a reprimir cualquier muestra o manifestación de descontento social, como sucede frecuentemente en otras provincias chinas. Bo se acerca directamente a la situación para resolverla. Esto sucedió con una serie de huelgas que taxistas y maestros iniciaron en las calles hace un par de años. En lugar de enviar a la fuerza policial para desbloquear las vías públicas, el carismático líder del Partido Comunista en Chongqing invitó a los líderes de las protestas a conciliar un acuerdo para resolver la problemática en un estudio de televisión. En vivo y a todo color se transmitió por la estación de televisión local el debate entre Bo y los líderes de las protestas. Todos los ciudadanos de la ciudad vieron al líder más importante discutir asuntos públicos con la gente común. Al final los problemas se solucionaron y Bo dio a conocer el éxito de las pláticas también en horario estelar en la estación de televisión de Chongqing. Espectáculos mediáticos como este lo colocan en primera plana en el ámbito local, nacional e incluso internacional.11

Otro ejemplo de esto sucedió apenas en Junio del 2010, cuando Chongqing fue el escenario de un capítulo más de la histórica ronda de pláticas entre la Fundación para el Intercambio en el Estrecho de Taiwán, cuya sede está en la isla de Formosa, y la Asociación para las Relaciones en el Estrecho de Taiwán, organismo de la República Popular de China encargado de las relaciones con la isla de Taiwán. El objetivo principal era la consolidación de un acuerdo de cooperación económica y la formulación de un marco común para la protección a la propiedad intelectual. El lugar es siempre el primer referente de cualquier hecho trascendental, así que Chongqing se colocó en el eje de las relaciones China-Taiwán durante estos días. Bo Xilai se reunió con representantes de ambas delegaciones, impulsando la imagen de la ciudad a través del Yang Tze para colocarla en primera línea de las relaciones con el estrecho de Taiwán.12De concretarse algún resultado de esta reunión, el intercambio comercial entre China y Taiwán se verá seriamente transformado, acelerando la producción en ambos lados del estrecho y estandarizando los protocolos de seguridad para reforzar el marco legal. Consecuentemente, la mercancía que se traslade desde Chongqing hasta Wuhan y luego a Shanghai, podrá encontrar en Taiwán un buen destino para encontrar compradores.

Sin embargo, la más mediática y no menos loable campaña que han emprendido las autoridades de Chongqing desde que Bo Xilai llegó asumió la jefatura del Comité del Partido en aquella ciudad ha sido el masivo ataque contra los bastiones de corrupción, considerando tanto las organizaciones delictivas como a los burócratas coludidos en actividades ilícitas. Desde Junio del 2009 se ha iniciado esta masiva limpia a nivel local, bajo la denominación china de打黑, que significaría “golpear lo negro”, en referencia al crimen organizado. “El gobierno municipal de Chongqing ha estado conduciendo una campaña de amplio alcance contra el crimen organizado, dejando en casi un año 3,000 arrestos, incluyendo a un importante jefe del sistema judicial. Esto ha despertado demandas populares para extender esta acción a otras provincias en China. El verano del 2009, los primeros arrestos fueron efectuados bajo la operación –tornado anti triadas-.”13

En lo que va de esta campaña se ha podido efectuar el arresto de dos figuras altamente peligrosas para la ciudad. La primera es Xie Caiping, alias “la madrina”, cuya red de negocios ilícitos incluían casinos clandestinos, tráfico de blancas y de órganos, contrabando de piratería, prostitución y extorsiones, actividades que podía realizar a su amplia voluntad debido a una extensa red de sobornos que tenía por todo Chongqing. La segunda gran víctima de la agresiva campaña anti-corrupción de Bo Xilai fue Wen Qiang, el antiguo jefe de la policía municipal y cabeza del Buró Judicial, institución encargada de perseguir y consignar a los criminales. Este individuo está acusado de estar coludido con varias Triadas que operaban en Chongqing, además de que también enfrenta una juicio por la violación a una estudiante de bachillerato.14

El ambiente de impunidad era tan alto en Chongqing que incluso uno de los casinos clandestinos de Xie Caiping estaba justamente enfrente del Buró Judicial Municipal. La fortuna que “la madrina” logró amasar es incalculable, incluso podría oscilar entre los miles de millones de dólares. Uno de los debates principales después de los primeros meses de la campaña anti corrupción en Chongqing fue en torno a los anteriores funcionarios públicos. En otras palabras, si Xie Caiping y Wen Qiang pudieron consolidar tan extensamente su red de corrupción e impunidad solamente pudo ser con la complicidad de otros burócratas en el ámbito local.

Según Ricardo Ravelo, especialista en el estudio del crimen organizado en México, las células del narcotráfico así como los grupos asociados a otras actividades delictivas solamente pueden permanecer en la impunidad coludiéndose con funcionarios públicos, esto a su vez les permite generar más poder financiero, aumentar su capacidad de fuego y estar en condiciones de extenderse a otros territorios.15. Las miradas se dirigieron a Wang Yang, antiguo líder del Partido Comunista en Chongqing, quien actualmente ocupa la misma posición pero en la provincia con el mayor potencial económico de China: Guangdong.

La campaña para desmantelar a las Tríadas en Chongqing conmocionó a toda la población, que atónita observaba cómo enormes imperios de corrupción estaban siendo desmantelados en un relativamente corto período de tiempo. Adicionalmente, los ciudadanos vieron cómo la lucha contra el crimen organizado y la inseguridad no era solamente una herramienta discursiva o propagandística, sino que había operaciones y estrategias específicas con estos fines y que, más sorprendente aún, estaban dando frutos solamente después de unos meses de ser implementadas.16

Inmediatamente varios analistas y grupos de la opinión pública en China y en la comunidad internacional señalaron esta campaña como un enorme espectáculo propagandístico destinado a exaltar la figura de Bo Xilai como el “héroe de los desprotegidos” y el “azote de los corruptos”. El máximo líder del Partido Comunista en Chongqing salió inmediatamente a la escena pública tan solo unos meses después de haber iniciado la campaña 打黑 para aclarar que solamente las personas con los pensamientos más turbios podrían imaginar que el combate a la corrupción en Chongqing estaba destinado a rendirle capital político. Quería dejar en claro que era algo verídico, basado en principios, fundado en la ética y que había llegado para “hacer escuela” y arrancar de raíz la corrupción en la ciudad.17

En ningún país del mundo el crimen organizado ha podido ser completa y radicalmente eliminado, como bien señala Giuseppe Carlo Marino, especialista italiano en el estudio de las organizaciones criminales y escritor de varios míticos libros sobre el funcionar de la mafia italiana.18 La campaña contra las Tríadas en Chongqing tampoco logrará la completa aniquilación de las actividades ilícitas, pero sin duda alguna constituirá un punto de quiebre en el combate a la corrupción en el ámbito local y en China. También redefinirá a la autoridad pública, dibujando una clara demarcación entre las filas al servicio del bien común y la criminalidad, reduciendo colusiones y sobornos. No es el fin de la lucha contra las Tríadas, pero sí un paso decisivo.

Esta campaña también repercutió enormemente en la relación gobierno local-sociedad. Después de que los primeros logros fueron publicados, la sociedad de Chongqing inmediatamente expresó su respeto y admiración por Bo Xilai y su valiente decisión de llevar a cabo estas acciones. Desde las redes sociales, blogs, panfletos o periódicos locales, los ciudadanos no se cansaban de elogiar a Bo como un líder de visión innovadora y vocación social irrefutable. La noción de bienestar público y seguridad fue muy bien demostrada en estas iniciativas, generando una mejor percepción al interior y exterior de la ciudad, algo que siempre es importante influencia al momento de atraer inversiones.

Detrás de toda esta parafernalia mediática evidentemente también está la figura de Bo Xilai, proyectándose políticamente con las intensiones de poder ser incluido en el siguiente Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista. De acuerdo a la presente coyuntura y a sus últimas iniciativas en Chongqing, Bo no encuentra mejor momento que estos años para lanzarse por un lugar en el máximo órgano en la toma de decisiones en China. La cuestión ahora residiría en el ambiente interno de Chongqing si su carismático líder es regresado a Beijing para asumir otro puesto de mayor envergadura. ¿El siguiente dirigente podrá tener el mismo capital político que Bo para mantener a Chongqing en el sendero del crecimiento, la transparencia y la integración social?

Conclusión

La quinta generación de liderazgo en la República Popular de China deberá enfrentar importantes e innegables retos. Después de más de 30 años de reforma económica, las contradicciones estructurales en los procesos de creación y acumulación de capital están floreciendo más que nunca. Las disparidades entre las regiones urbanas y rurales siguen sin reducirse considerablemente, ha habido una desaceleración en el ritmo de combate a la pobreza, los últimos años han también exhibido severas contradicciones étnicas entre los chinos han y otras minorías étnicas como los tibetanos o los uigures, la competencia por atraer capitales foráneos se hace cada vez más férrea, no solo entre países sino incluso entre ciudades al interior de un mismo país. Adicionalmente, la seguridad social sigue brillando en China como un enorme vacío que seguirá acumulando cuentas pendientes que saldar con la población en general y especialmente con grupos vulnerables, como la gente de la tercera edad, los niños y las personas discapacitadas. La quinta generación deberá emprender reformas más comprehensivas, inclusivas y con orientación social, de lo contrario podría crecer el descontento a escalas nunca antes vistas en los años de la post-reforma económica, incluso considerando las masivas protestas de 1989.

Este va a ser el contexto que el nuevo liderazgo chino herede. Bo Xilai y su nueva visión del desarrollo podría ser un importante elemento para llevar a China a nuevos horizontes, sin embargo también habría que analizar qué tan lejos podría Bo llevar su agenda vis-a-vis otros grupos de interés dentro del Partido Comunista. El mismo Xi Jinping, que se perfila como el heredero de Hu Jintao, tiene una preferencia notable por la apertura económica. Habrá que seguir de cerca la consolidación del nuevo Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista para ver qué le esperará a China durante los siguientes años. Bo Xilai tiene todavía un año aproximadamente para poder incluirse en este importante órgano en la toma de decisiones, lo que suceda en Chongqing durante este 2011 será el ritmo al que Bo irá marchando rumbo a la transición de liderazgo en Beijing.

 

Bibliografía

Beck, U. and Elisabeth B. (2002). “Individualization. Institutionalized individualism and its social and political consequences”. Sage Publications. London, UK. 

Coonan, Clifford. (2010). “Bo Xilai, China’s most charismatic politician, makes a bid for power”. The Independent. World. Disponible en línea: http://www.independent.co.uk/news/world/asia/bo-xilai-chinas-most-charismatic-politician-makes-a-bid-for-power-1917813.html   Consultado el 11 de Agosto del 2010.

Dyer, Geoff. (2010). “China: a populist rising”. The Financial Times. Comment & Analysis. Disponible en línea: http://www.ft.com/cms/s/0/991c82a8-2bb3-11df-a5c7-00144feabdc0,s01=1.html  Consultado el 10 de Agosto  del  2010  Traducción del autor.

English People’s Daily. “China calls for balanced outcomes from Doha Round negotiations”. Disponible en línea:  http://english.people.com.cn/90001/90776/6255822.html Consultado el 10 de Enero del 2010

English People´s Daily. “Crack down on gangsters not a publicity stunt”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/90785/6936166.html  Consultado el 18 de Noviembre del 2010

English People´s Daily. “Taiwan negotiators to arrive Chongqing Monday for talks”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/90785/7042355.html Consultado el 20 de Enero del 2010.

English People´s Daily. “Bo Xilai: Politiburo Member of CPC Cetral Committee”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/6288519.html  Consultado el 18 de Noviembre del 2010

Eunjun Cha, Ariana. (2010). “Bo Xilai’s charm offensive is paying off politically in China”. Washington Post Foreign Service. Disponible en línea: http://www.washingtonpost.com/wpdyn/content/article/2010/03/07/AR2010030703070.html Consultado el 21 de Agosto del 2010.

Ewing, Kent. (2010). “Bo Xilai: China’s brash populist”. Asia Times Online. Available online: http://www.atimes.com/atimes/China/LC19Ad01.html Consulted August 15, 2010

Hu, Angang. Et. al. (2010). ‘The main questions in the research about Chongqing’. Center for China Study. Tsinghua University. Copia no publicada de esta investigación proporcionada al autor por el Profesor Wei Xing, de la Escuela de Políticas Públicas y Administración en la Universidad de Tsinghua.

Larson, Christina. (2010). “Chicago on the Yangtze. Welcome to Chongqing, the biggest city you have never heard of”. Foreign Policy. Disponible en línea:  http://www.foreignpolicy.com/articles/2010/08/16/chicago_on_the_yangtze?page=0,0   Consultado el 20 de Agosto del 2010.

Lam, Willy. (2010). “Chinese Leaders Revive Marxist Orthodoxy”. China Brief. A Journal of Analysis and Information. The Jamestown Foundation. Washington, USA. Volúmen X. Issue 9. Abril.

Ravelo, Ricardo. (2009). Entrevista efectuada en Diciembre del 2009. ‘Los cartels de la droga se están convirtiendo en organizaciones terroristas. Disponible en línea: http://www.radioformula.com.mx/reproductor.asp  Consultado en Julio del 2010.

SENS. Escuela de Políticas Públicas y Administración. Universidad Tsinghua, Beijing.

The Telegraph. “China´s five princelings”. Disponible en línea:
http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/china/8237357/Chinas-five-princelings.html   Consultado en Diciembre, 2010

 


1The Telegraph. “China´s five princelings”. Disponible en línea:
http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/china/8237357/Chinas-five-princelings.html   Consultado en Diciembre, 2010

2Con información extraída de la siguiente referencia: English People´s Daily. “Bo Xilai: Politiburo Member of CPC Cetral Committee”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/6288519.html  Consultado el 18 de Noviembre del 2010

3English People’s Daily. “China calls for balanced outcomes from Doha Round negotiations”. Disponible en línea:  http://english.people.com.cn/90001/90776/6255822.html Consultado el 10 de Enero del 2010

4Hu, Angang. Et. al. (2010). ‘The main questions in the research about Chongqing’. Center for China Study. Tsinghua University. Copia no publicada de esta investigación proporcionada al autor por el Profesor Wei Xing, de la Escuela de Políticas Públicas y Administración en la Universidad de Tsinghua.

5Dyer, Geoff. (2010). “China: a populist rising”. The Financial Times. Comment & Analysis. Disponible en línea: http://www.ft.com/cms/s/0/991c82a8-2bb3-11df-a5c7-00144feabdc0,s01=1.html  Consultado el 10 de Agosto  del  2010  Traducción del autor.

6 Coonan, Clifford. (2010). “Bo Xilai, China’s most charismatic politician, makes a bid for power”. The Independent. World. Disponible en línea: http://www.independent.co.uk/news/world/asia/bo-xilai-chinas-most-charismatic-politician-makes-a-bid-for-power-1917813.html Consultado el 11 de Agosto del 2010.

7 Larson, Christina. (2010). “Chicago on the Yangtze. Welcome to Chongqing, the biggest city you have never heard of”. Foreign Policy. Disponible en línea:  http://www.foreignpolicy.com/articles/2010/08/16/chicago_on_the_yangtze?page=0,0   Consultado el 20 de Agosto del 2010.

8Beck, U. and Elisabeth B. (2002). “Individualization. Institutionalized individualism and its social and political consequences”. Sage Publications. London, UK. 

9Lam, Willy. (2010). “Chinese Leaders Revive Marxist Orthodoxy”. China Brief. A Journal of Analysis and Information. The Jamestown Foundation. Washington, USA. Volúmen X. Issue 9. Abril.

10Idem.

11Eunjun Cha, Ariana. (2010). “Bo Xilai’s charm offensive is paying off politically in China”. Washington Post Foreign Service. Disponible en línea: http://www.washingtonpost.com/wpdyn/content/article/2010/03/07/AR2010030703070.html Consultado el 21 de Agosto del 2010.

12English People´s Daily. “Taiwan negotiators to arrive Chongqing Monday for talks”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/90785/7042355.html Consultado el 20 de Enero del 2010.

13Dyer, Geoff. (2010). “China: a populist rising”. The Financial Times. Comment & Analysis. Available on line: http://www.ft.com/cms/s/0/991c82a8-2bb3-11df-a5c7-00144feabdc0,s01=1.html Consulted August 10, 2010

14Idem.

15Ravelo, Ricardo. (2009). Entrevista efectuada en Diciembre del 2009. ‘Los cartels de la droga se están convirtiendo en organizaciones terroristas. Disponible en línea: http://www.radioformula.com.mx/reproductor.asp  Consultado en Julio del 2010.

16Ewing, Kent. (2010). “Bo Xilai: China’s brash populist”. Asia Times Online. Available online: http://www.atimes.com/atimes/China/LC19Ad01.html Consulted August 15, 2010

17English People´s Daily. “Crack down on gangsters not a publicity stunt”. Disponible en línea: http://english.people.com.cn/90001/90776/90785/6936166.html  Consultado el 18 de Noviembre del 2010

18Ravelo, Ricardo. (2009). Entrevista efectuada en Diciembre del 2009. ‘Los cartels de la droga se están convirtiendo en organizaciones terroristas. Disponible en línea: http://www.radioformula.com.mx/reproductor.asp  Consultado en Julio del 2010.

 

 

Miguel Ángel Hidalgo Martínez
Escuela de Administración y Políticas Públicas Universidad Tsinghua

 
Volver a TitularesVolver a China e o mundo chinés



Ir á páxina de inicio
Instituto Galego de Análise e
Documentación Internacional
www.igadi.org

ÚLTIMA REVISIÓN: 29/01/2011


Subir

 

Subscríbete á lista de correo do Igadi e recibe notificación das novas
informacións, artigos, documentos, convenios, publicacións, etc, que ofrece
o Igadi na súa páxina web Igadi na Rede.


Para comprender o Mundo desde aquí ...
... para proxectar a Galicia no contexto internacional.

   

Apúntate en: http://www.elistas.net/lista/igadi/alta