Actualidade Exterior / nº 111-18/2003 de 1 de setembro Volver ó índice
Venezuela: A batalla polo Referendo
 
 
Presentación

     
    Todo parece indicar que o camiño cara a realización dun Referendo revogatorio contra o mandato de Hugo Chávez Frías é irreversible. A oposición cifra a totalidade das súas esperanzas no Referendo como instrumento legal, constitucional e pacífico para a resolución da crise. Pola súa banda, o goberno de Chávez, coaccionado pola forte presión interna e, especialmente, internacional, procedente de EEUU, a OEA e o Centro Carter, está dando mostras de aceptar, a regañadentes, o que considera un novo reto para o seu proxecto bolivariano.

Para a oposición a Hugo Chávez, o Referendo é o derradeiro “cabalo de batalla” tralos fracasos do alzamento cívico-militar do 11 de abril de 2002 e a folga de dous meses de decembro 2002 a xaneiro 2003. O acordo asinado entre o goberno e varios sectores da Coordinadora Democrática o pasado 29 de maio estableceu claramente a posibilidade de celebrar o Referendo revogatorio como saída legal, constitucional e pacífica á crise. Sen embargo, o que se aveciña agora é unha pelexa no terreo xurídico e legal. Agora que o Tribunal Supremo de Xustiza elixiu un novo CNE, existen factores que se deben tomar en consideración:

-A naturaleza do Referendo, xa que é válido tanto para a revogación do Presidente da República como doutros cargos públicos, entre eles alcaldes e gobernadores.

-A validez e o número de firmas entregadas ao CNE, un tema no que o goberno está a defender a ilegalidade de moitas delas e que á súa vez, divide o parecer en varios sectores da oposición.

-A data de realización do Referendo, ben aos 90 días da data en que se entregaron as firmas (20 de agosto), ben no primeiro trimestre do próximo ano ou para agosto de 2004, tal e como prefire o goberno.

En opinión de varios avogados constitucionalistas e políticos, as firmas poderían ser:

-Extemporáneas: Sería a partir do 20 de agosto cando se poderían recoller e non antes, pois entón poderían comezar a recollerse dende o día seguinte da toma de posesión.

-Ilegais: É a opinión do ex constituínte e opositor a Chávez, Jorge Olavarría, quen considera que o enunciado da planilla dos que realizaron o “Firmazo” invoca a unha usurpación de funcións do CNE, pois nel os asinantes “convocan” o Referendo.

-Inconstitucionais: É a opinión do presidente Chávez e do seu gabinete.

Os pasos a dar a partir de agora ilustran un escenario moito máis concreto. A oposición parece traballar cada vez máis como un ente coordinado, cunha oficina central de apoio loxístico ao Referendo, e coa firme intención de non repetir os erros do pasado. É por iso que se están organizando novos lideres civís alleos aos que anteriormente dirixían a Coordinadora, e con maior arraigo popular. Tamén, en materia electoral, os perfís políticos opositores se van clarificando. O gobernador rexional do estado Miranda, Enrique Mendoza, adquiriu un protagonismo tan abafante dentro da Coordinadora Democrática, que vai por diante con todos os números para ser o candidato electoral desta organización. En canto ao goberno, a imaxe de cohesión en torno ao presidente Chávez segue a ser férrea.
     
     
Índice

     
1   El ecuador de Chávez”, Editorial de El País, 25 de agosto de 2003.

Pero está claro que el líder bolivariano haría muy mal en recusar la vía prevista por la Constitución. Chávez llegó democráticamente a las urnas en 1998 y revalidó su victoria hace tres años. Sobre todo en su segundo mandato, ha venido sufriendo el fortísimo cerco de todos los que rechazan el giro social que -hasta ahora sin gran éxito- propugna, pero también se ha puesto en contra a muchos que están muy lejos de ser la derecha de siempre.
     
2   El referéndum que Chávez no quiere”, Editorial de ABC, 25 de agosto de 2003.

Hasta el momento, Chávez parece haber fiado toda su suerte al arcano trasnochado de un populismo estéril. Y el pueblo, que tantas horas de discurso ocupa a su presidente, vive peor. La posición geoestratégica de Venezuela merecería mayor atención y los venezolanos, alcanzar una calma que Chávez, visto está, no parece capaz de proporcionarles.
     
3   ¿Adónde vamos?”, Editorial de Analítica, 15 de agosto de 2003.

Una porción del partido de gobierno maniobra para introducir unas enmiendas a la Constitución , las cuales son rechazadas por el propio Presidente de la Asamblea. El Secretario de Estado Norteamericano declara que su gobierno no comparte muchas decisiones adoptadas por Chávez, pero que la solución a los males de nuestro país está sólo en nuestras manos.
     
4   Chavismo sin pueblo”, por María Sol Pérez Schael, en El Universal, 22 de agosto de 2003.

Un sector del país, que puede estar entre un 35 y 40% de los venezolanos, parecen respaldar la idea de que un futuro estable sólo será posible si la oposición, amparada bajo la franquicia de la CD, elige un candidato y un programa único y lleva adelante un gobierno de 'transición' capaz de revertir estos 5 años de chavismo. Las expectativas en este grupo son variadas y complejas.
     
5   No hay que hacerse ilusiones sobre Venezuela”, por Marcela Sánchez, en The Washington Post, 14 de agosto de 2003.

Claramente algunos expertos latinoamericanos pensaron entonces que sería apropiado dejar que Venezuela se preparara para el referéndum por su cuenta. Ahora, ante la falta de progreso, se han unido a los muchos que desde un principio pensaron que la mediación internacional en Venezuela es necesaria y nunca debió interrumpirse.
     
6   No hay que fiarse de Chávez”, Editorial de El Comercio, 22 de agosto de 2003.

La oposición ya ha ganado un espacio incuestionable. Ahora corresponde que el chavismo cumpla con garantizar un referéndum revocatorio legal, transparente y supervisado por organismos internacionales. Pero no hay que fiarse de los gestos: en el Perú del fujimorato ya vivimos la experiencia de cómo las dictaduras hacen trampa electoral, incluso ante los ojos de la OEA.
     
7   Una oportunidad inmejorable o el inicio de una lucha encarnizada”, por Néstor Rojas, en La Nación, 19 de agosto de 2003.

Pero la convocatoria a la consulta popular no está garantizada. Desde el punto de vista legal, la oposición podría lanzarse a una pileta sin agua cuando presente, mañana, los 2,7 millones de firmas recogidas al Consejo Nacional Electoral. Sería relativamente fácil solicitar un fallo judicial que anulara la solicitud de referéndum, y la demora podría jugar en favor de Chávez.
     
8   Venezuela's Territorial Fears”, en Stratfor.com, 24 de agosto de 2003.

Moreover, if Chavez still is president months or years down the road, and he blocks negotiations with Colombia -- disrupting bilateral trade and supporting the FARC and ELN -- it's possible that Bogota might seek to destabilize Chavez by using its military to seize and hold part of the gulf long claimed by the Colombians.
     
9   Recalling the revolution”, en The Economist, 23 de agosto de 2003.

Most opposition supporters, and some moderate chavistas too, now think that the recall referendum is the best way out of Venezuela´s agony. Even the sceptics believe it should be pursued, if only to prove that the president is no democrat. The next few months will provide the answer.
Volver ó índice

Volver ó principio


Ir á páxina de inicio
Instituto Galego de Análise e
Documentación Internacional
www.igadi.org

ÚLTIMA REVISIÓN: 29/08/2003
Fernando Pol